MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



lunes, 22 de junio de 2009

Manifestación en Coria contra la tortura animal

El sábado 20 de Junio la mayoría de los caurienses, que no todos, fueron incapaces de contenerse y de disimular. A pesar de los llamamientos por parte de su Alcalde - que no olvidemos que está de acuerdo con esta costumbre sanguinaria - para que los habitantes de Coria siguieran con su vida normal cuando apareciesen en el Pueblo los manifestantes venidos de toda España con la intención de expresar su rechazo a la tradición del “Toro del Acerico”, una nutrida horda en apariencia integrada por seres humanos hizo caso omiso de la recomendación y esperó en las calles la llegada de los autocares con los activistas contra el maltrato a los animales.

Nada más bajarse de los vehículos los organizadores de la concentración recibieron un aviso muy clarificador por parte de los miembros de la Guardia Civil que se habían desplazado para garantizar la seguridad: “Lleven a cabo su acto porque es su derecho y cuentan con la autorización necesaria para el mismo pero por favor, no respondan a las provocaciones, a los insultos o a las amenazas de que sean objeto”.

Esa advertencia constituye una evidencia inequívoca de cuál es la actitud violenta de ciertos ciudadanos y que es conocida de antemano por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado. Normalmente se atribuyen las conductas “radicales” a los que participan en una protesta, en este caso los protegidos eran los manifestantes y menos mal que así ocurrió, de no haber sido por la presencia de los Agentes, el 20 de Junio de 2009 habría sido recordado como el día en el que se produjo un linchamiento masivo en Coria.

La marcha por las calles de la Localidad, portando pancartas y gritando consignas en contra de la tortura a los animales y a favor de la abolición del Toro de Coria, fue respondida con una notable vehemencia verbal por buena parte de los autóctonos, la violencia física se limitó que unos cuantos escupiesen sobre los concentrados y al lanzamiento de algún huevo; la presencia policial logró que bastantes caurienses contuviesen a duras penas otro tipo de excesos de consecuencias mucho más graves.

Durante el recorrido fueron frecuentes los gritos de ciertos energúmenos calificando de "putas" a las activistas, o tratando de convencer a la Guardia Civil de que los "cabrones" a los que estaban protegiendo y que se habían atrevido a ir a "su Pueblo" para protestar por "su Toro", eran realmente "proetarras". Supongo que el suyo era un intento tan mezquino como burdo de rozar la fibra sensible de los miembros de la Benemérita, para que hicieran dejación de sus funciones y les permitiesen cumplir sus amenazas de hacerle a esas "furcias" y a esos "cornudos" lo mismo que a los toros. En ese momento cobró sentido la recomendación inicial hecha por las fuerzas antidisturbios.

Y producía asombro y pesadumbre comprobar como señoras ancianas empleaban el mismo lenguaje soez y cavernario que sus hijos y nietos, unos niños que se llevaban la mano a la entrepierna mientras chillaban: "mirad hijos de puta, aquí tenemos al toro", y eso lo hacían ante la mirada complacida y sonriente de los adultos. Es tal vez una de las traducciones más espantosas de este “bien de interés turístico”: la transmisión entre generaciones de la tortura y de la muerte de un ser indefenso como diversión y cultura. Pero, ¿qué podemos esperar de unos individuos entre los que la vejación salvaje a un animal alcanza la categoría de bien hereditario e inamovible?.

No causa sorpresa que tras la convocatoria y desde diferentes ámbitos en Coria, se afirme que no hubo agresiones verbales contra los defensores de los derechos de los animales. Teniendo en cuenta que para esta gente lo que le hacen a los toros no es maltrato, a quién puede asombrarle que no consideren sus expresiones como insultos y amenazas. No se le puede pedir un razonamiento coherente a quien tiene instalada la brutalidad en su mente y se siente orgulloso de ello.

El acto final tuvo lugar en la misma Plaza en la que se desarrolla lo más sangriento del martirio al toro durante las Fiestas de San Juan, a la que se llega a través de un arco en cuyo portón se advierte que se entra en una zona en la que el toro está libre y que el que accede allí lo hace bajo su responsabilidad, lo que se denomina “un lavado municipal de manos” ante los posibles heridos y muertos que se produzcan durante la sangrienta representación, aunque luego, cuando la desgracia ocurre, desde el Consistorio digan siempre que ellos “tomaron todas las medidas necesarias para evitarla”. "Eliminar un riesgo en su origen" - damas y caballeros que cobran por estar al servicio de los ciudadanos - esa es la primera de las premisas en la prevención, Ustedes parecen cumplir con avisar a la gente de que corre el peligro de morir allí dentro. Con el toro ni eso, a él lo matan después de atormentarlo y es que para tal fin lo han comprado con dinero público.

Se leyeron diferentes manifiestos entre los patéticos intentos de algunos caurienses por reventar la acción, valga como ejemplo el que en las puertas de un bar pusieran sus altavoces con la música a todo volumen, o los acelerones con los que castigó el motor de su motocicleta un pobre infeliz. En definitiva, trataron con el empleo de decibelios de acallar un mensaje de sensibilidad, de respeto y por la defensa de sus víctimas, pero lo único que lograron fue dar muestras de una actitud primaria, embrutecida, egoísta y cobarde.

Fue en ese momento en el que muchos habitantes de Coria lucieron su "yo" más rastrero, pues cuando Tony Moore - el viudo de Vicki Moore, la activista inglesa que acabó muriendo como consecuencia de las numerosas cornadas recibidas en Coria mientras filmaba la cruel costumbre con la intención de divulgarla - estaba leyendo un comunicado en el que expresaba su repulsa por esta tradición y por lo que de sufrimiento implica para unos animales cuya capacidad sensorial es muy similar a la nuestra, la turba enardecida le cubrió de insultos y trató, sin conseguirlo, de humillarle. La serenidad de Tony Moore, la de la hija que tuvo con Vicki y la de su actual compañera, allí presentes también, contrastaron con la miserable mezquindad de un grupo de sujetos incapaces de frenar sus instintos violentos ni tan siquiera en un instante como ese. No extraña pues, visto eso, que uno se pregunte si las antiguas sospechas de que Vicki fue empujada para que cayese al paso del toro no son algo más que rumores.

Si 150 personas llegadas de toda España y sabiéndose protegidas por miembros de la Unidad de Antidisturbios de la Guardia Civil, pueden experimentar tal sensación de acoso e intimidación por decir que "NO" a la crueldad con animales como parte de un Programa de Fiestas, imagínense Ustedes qué será lo que sienta cada uno de esos toros, rodeado por semejante masa exaltada provista de cerbatanas, en no pocos casos bajo los efectos del alcohol, lanzándole dardos y alimentando su padecimiento entre gritos, risas y siniestras demostraciones de placer ante su desdicha para al fin, matarlo de un disparo y cortarle los testículos. Y esos toros están solos, a ellos no les ampara ninguna Ley. Nosotros gozamos del derecho constitucional a manifestarnos, los infortunados toros de Coria únicamente poseen el de ser martirizados por los hombres con la colaboración necesaria e indispensable de los responsables municipales.

Esta ha sido la primera protesta organizada en Coria, en las mismas calles en las que los toros padecen y son asesinados. Habrá más, porque ese grupo dominado por el salvajismo y aún amparado por una norma que, incomprensiblemente, le autoriza a cometer tortura sobre seres vivos, tiene enfrente a un colectivo acostumbrado a luchar contra la necedad y la ferocidad humanas, aspectos indisolublemente unidos y sobre todo, comprometido por ser la voz de los que carecen de ella siendo tal limitación la causa de su condena. El sábado 20 de Junio de 2009 llegaron a Coria tres autocares llenos de personas dotadas con la fuerza que otorga la sensibilidad, venían apoyados por otros muchos a los que por diferentes motivos no les fue posible asistir pero que hubieran deseado estar allí expresando su rechazo. A los "Sanjuanes" de Coria de 2010 serán todavía más los que acudan a gritar ante los crueles: "¡No a crueldad!". Ojalá no sea necesario hacerlo, pero mucho me temo que la cobardía y la indiferencia de los políticos, seguirá siendo una triste realidad en un País en el que un Consejo de Ministros otorga la Medalla de Honor al Mérito en las Bellas Artes a un matador de toros y en el que su Monarca, le hace entrega de la misma.

Entre el 23 y el 29 de Junio varios toros derramarán su sangre, doblarán sus patas y sucumbirán entre estertores en las calles de Coria, mientras muchos vecinos disfrutan con su miedo, aplauden su agonía y esperan impacientes la llegada de la próxima víctima. Durante esos mismos días, no pocas personas en España se estremecerán al pensar en la soledad y en la indefensión de esos animales frente a una muchedumbre desquiciada y violenta. Y es que en esta ocasión, entre cada uno de los toros y sus torturadores, no habrá miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado para impedir su padecimiento y su muerte. Si Ud. disfruta siendo testigo de la angustia de un animal no lo dude, acuda esta semana a Coria, pero si tal hecho le repugna no vaya sin escolta policial, so pena de que puedan lincharle por “puta” o por “cabrón” y en todo caso, por apoyar a la ETA. Sí, todo eso por estar en contra de la tortura de animales.

11 comentarios:

La Araña Peluda dijo...

Estupendo resumen. Yo lo siento pero creo que ese pueblo de "mala muerte" rima con "escoria", que es justamente lo que son. No tengo ningún sentimiento benévolo con esa gentuza. No puedo utilizar términos livianos con ellos. Se merecen su incultura y su estulticia. Y por mi como si viene un terremoto y los borra de la faz de la tierra.

No obstante, en esa España profunda, no acabaríamos nunca de convocar manifestaciones. Las torturas y "lidias" callejeras de toros (lo que se denomina "tortura con chandal") son constantes. Quizás Es-Coria se ha ganado a pulso estar en los primeros puestos del ranking de la estupidez, pero hay otros cinco mil agujeros infectos llenos de este tipo degenerados.

Hablemos claro: España es una mierda de país, y es justamente este tipo de tradiciones las que dan fe de ello.

coyas dijo...

¿Y qué esperabas que pasara? Os resentáis 68 (sí, 68, contados uno a uno) en una población de 15.000 habitantes a llamar asesinos a los que allí vivimos ¿esperabas que la gente se quedara callada? pues mira, lo que me sorprende es que después de vuestras numerosas provocaciones durante la marcha (con gestos y palabras), de insultar a todo un pueblo no pasara nada realmente grave.
A Coria van todos los años muchas personas que no comparten la afición por esta fiesta, personas que lo expresan y nunca ha pasado nada, porque lo que expresan es su desacuerdo, sin llamar asesino ni cabrones ni hijos de puta a los habitantes de esta localidad y a todos los que la visitan.
Me sorprende que seáis tan capaces de captar el sufrimiento de un animal, de saber que se siente solo, de que tiene miedo, de que sufre, de que le duele y no seáis capaces de captar esto mismo en muchos de los humanos que os redean, que hablan vuestro mismo idioma, que les duele lo mismo que a vosotros...
En cuanto a lo que cuentas sobre Vicky Moore, deberías contrastar tus fuentes (no te quiero llamar mentiroso) pero esta señora, a la que 8 personas levantamos del suelo despues de haber recibido 11 cornadas, no murió a consecuencia de la terrible cogida del toro, murió bastantes años después, por una embolia cerebral, quiero recordar, ó por un tumor. Esta señora era bien conocida en la ciudad por su activismo en contra de nuestra fiesta y allí estuvo muchos años sin escolta policial ni nada de nada. esta señora volvió a Coria varios años después de su accidente a agradecer a todos los que la ayudamos a salir de allí con vida, a los médicos que la operaron y a todo el pueblo por su hospitalidad.
No debe falsearse la realidad para crear una mártir y difamar a todo un pueblo que ayudó a aquella que lo necesitó sin plantearse un solo minuto lo que estaba haciendo allí.
Siento discrepar, pero no puedo callar viendo la enorme conatidad de mentiras que estos días se están vertiendo por internet acerca de lo que en Coria sucede ahora y antes.

EspartaKa, la rata. dijo...

Magnífica crónica.

He visto el vídeo, ufff... creo que fuísteis muy valientes.


Un abrazo.

K Miquel dijo...

A mi me gustaría que se le hicieran aleatoriamente test psicológicos a quienes participan y disfrutan en estas fiestas. No puedo imaginarme nada normal en quien sólo siente placer y disfrute en lanzarle un dardo a un toro con una cerbatana, cortándole los testículos o disparándole un tiro para rematarlo. No puede vivir entre los humanos quien de forma manifiesta demuestra su naturaleza psicópata y criminal.

Esa España salvaje debería ser conocida en todo el mundo, y no quedarse como un "suceso anónimo" que casi no traspasa las fronteras del propio pueblucho.

Con manifestaciones no se conseguirá nada. Hay que saltar un escalón por encima y promover campañas efectivas y mover la maquinaria política y judicial.

Ricardo Muñoz José dijo...

RESPUESTA AL SEÑOR COYAS. – PRIMERA PARTE

Señor Coyas, estremece su primera frase: “¿Y qué esperabas que pasara? Explíqueme cómo se debe interpretar esa pregunta.
Primero y sin ánimo de incordiar, le hago saber que en el arte de escribir existe una máxima: “Lo que escribes no es como lo piensas, sino como se interpretará”.
Ahora bien, ¿usted insinúa que los animalistas debían saber que los “hospitalarios” corianos les tenían preparada una encerrona, que luego fue desestimada por la presencia de la Guardia Civil?.

Continúa con un cierto aire de suficiencia, y agrega; “68, contados uno a uno”. Se equivoca usted. Fueron 150 contados de autocar en autocar. “Una población de 15.000 habitantes”. Da a entender que los 15.000 apoyas la macabra fiesta, olvidando hacer constar que en las últimas elecciones, en Coria, el PACMA ha obtenido votos (las planillas del resultado electoral pueden corroborarlo).

“Llamar asesinos a los que allí vivimos ¿esperabas que la gente se quedara callada?”. Otra equivocación; nadie fue a llamarlos asesinos, los activistas fueron a pedirles compasión por los animales que van a sacrificar (Los que defienden semejante barbarie son así; primero el toro los divierte hasta el hartazgo, después, en reconocimiento a tanta alegría proporcionada, de puros agradecidos ¡lo matan!).

“Lo que me sorprende es que después de vuestras numerosas provocaciones durante la marcha (con gestos y palabras), de insultar a todo un pueblo no pasara nada realmente grave”. ¿Qué provocación? Si se molestara en leer los manifiestos vería la diferencia del espíritu de la manifestación y de lo que usted LE ATRIBUYE. ¿Y las palabritas de “putas”, “cabrones”, la música a todo volumen para boicotear las lecturas de las alocuciones, ¿era una de las facetas de la “hospitalidad” coriana?

“A Coria van todos los años muchas personas que no comparten la afición por esta fiesta, personas que lo expresan y nunca ha pasado nada, porque lo que expresan es su desacuerdo, sin llamar asesino ni cabrones ni hijos de puta a los habitantes de esta localidad y a todos los que la visitan”. Dijo Catulo, el poeta latino; “No digáis eso es mentira porque ofende, di eso no es verdad, que es lo mismo pero suena a más educado”. Por eso le digo ESO NO ES VERDAD. ¡Esta fue la primera vez que se hizo una manifestación de protesta en Coria!

Deduzco por su atrevimiento, que usted ignora que el Movimiento Animalista está acostumbrado a las hostilidades, por eso no comete esos errores de provocación barriobajera. Entre los “68, contados uno a uno” por usted, había profesionales de todas las ramas del saber, como autodidactas comprometidos en la lucha contra los instintos cavernarios, que usan la muerte animal para darse duchas de sangre, y entre gárgara y gárgara, escupen una risotada sanguinolenta sobre la edificación humana.

Le hago saber que en el mundo actual existen cuatro movimientos fuertemente ligados: Ecologismo, Pacifismo, Feminismo y Animalismo (el más antiguo). Y en ninguno de ellos figura Coria con su pasión por matar animales indefensos.

Ricardo Muñoz José dijo...

RESPUESTA AL SEÑOR COYAS – SEGUNDA PARTE

“Me sorprende que seáis tan capaces de captar el sufrimiento de un animal, de saber que se siente solo, de que tiene miedo, de que sufre, de que le duele y no seáis capaces de captar esto mismo en muchos de los humanos que os rodean, que hablan vuestro mismo idioma, que les duele lo mismo que a vosotros...” ¿Y usted que tiene la sensibilidad suficiente para captar tales padecimientos, por qué no se embarca en la defensa de esa pobre gente? ¿Ya pensó, que el que mata un animal para recrearse, es capaz de matar, de hambre o de una estocada, a un ser humano?
Eso es lo que sabemos nosotros. Que todas las injusticias que vemos, comenzaron con los animales el día que el hombre cavernario descubrió que con palo podía matar al bisonte, y con el mismo palo someter o matar a su enemigo.

“En cuanto a lo que cuentas sobre Vicky Moore, deberías contrastar tus fuentes (no te quiero llamar mentiroso) pero esta señora, a la que 8 personas levantamos del suelo después de haber recibido 11 cornadas, no murió a consecuencia de la terrible cogida del toro, murió bastantes años después, por una embolia cerebral, quiero recordar, ó por un tumor. Esta señora era bien conocida en la ciudad por su activismo en contra de nuestra fiesta y allí estuvo muchos años sin escolta policial ni nada de nada. esta señora volvió a Coria varios años después de su accidente a agradecer a todos los que la ayudamos a salir de allí con vida, a los médicos que la operaron y a todo el pueblo por su hospitalidad. No debe falsearse la realidad para crear una mártir y difamar a todo un pueblo que ayudó a aquella que lo necesitó sin plantearse un solo minuto lo que estaba haciendo allí”.
Obedeciendo a Catulo, le diré; ESO NO ES VERDAD, porque allí, entre los “68, contados uno a uno”, estaba Tony, el viudo de Vicky, y él jamás ha mencionado lo que usted asegura, como tampoco Vicky lo dejó escrito en sus memorias. El que debe informarse es usted, no Julio. Recuerde que los libros jamás se han comido a nadie.

“Siento discrepar, pero no puedo callar viendo la enorme cantidad de mentiras que estos días se están vertiendo por Internet acerca de lo que en Coria sucede ahora y antes”. Y seguirá discrepando, porque esos que están haciendo circular “la enorme cantidad de mentiras”, son gente que está en el lado que usted nunca estará. Se lo diré en pocas palabras; esa gente, y nosotros, DEFIENDE A LOS QUE MUEREN Y USTED A LOS QUE MATAN. De su entendimiento depende la identificación de la diferencia.

Julio, como siempre, tu texto atinadísimo, e incluso, premonitorio. Cada año irán más animalistas a Coria, hasta que esa gente que se obstina en que matar es divertido, y nos quiere vender el cuento que matando se llega a la felicidad, y por ende, al Paraíso, recapacite y acepte que una discusión no se hace para ganar, sino para buscar la luz.
Es decir, nuestra consigna de lucha animalista.

He puesto un link con mi artículo.

Un abrazo. Seguimos compartiendo barricada.

Ricardo – Linde5

Mercedes dijo...

Julio, gracias por tu atinadísimo texto.
Solo quiero añadir un par de apuntes.
Entre las gentes de Coria, algunas hubo que aplaudieron cuando pasábamos o cuando se leían los manifiestos, y que se enfrentaron a sus compañeros de grada cuando nos hacían gestos soeces o insultaban (por cierto, "tortillera" fue una apelación recibida varias veces por una de las personas que iba en la manifestación) He de añadir, que los insultos, al menos para mí, si no son ciertos no insultan sino al que los vierte; y si se refieren a algo verdadero, tampoco lo consiguen porque se trata de una simple constatación. Y nadie insultó a Coria, porque lo que decíamos era cierto. Ni a nosotros, porque era falso. Ambos no hicieron sino confirmar la identidad de muchas (afortunadamente no todas) las gentes de Coria.
Finalmente una recomendación; me gustaría que la gente aprendiera a contar antes de hablar. Más cultura y menos maltrato. Como dice Ricardo Muñoz Jose, fueron contados en los autocares. Y eso no tiene vuelta de hoja.
Y, de verdad, agradecer la valentía de algunas gentes de Coria que no se dejaron amilanar y supieron expresar su disconformidad con el maltrato a pesar de las amenazas vertidas por sus convecinos. Y decir que me sentí orgullosa de formar parte de la marea que inundó Coria, viajando en ocasiones largas distancias, dejando a un lado cualquier otra opción más agradable, para dar su voz a los toros que, aterrorizados (no olvidemos que tienen hipotálamo y sistema nervioso central) van a ser torturados y asesinados. ¡Y nos llamaron a nosotros pro-etarras! ¿No les suena lo de la tortura primero y el toro en la nuca después?
Mercedes Cano Herrera

Fin Maltrato Animal dijo...

Ricardo, has entrado en mi Blog a responder el comentario de un defensor del "Crimen de Cor..", perdón, del "Toro de Coria" y has llenado de razón, de sensibilidad y de coherencia lo que él dejó empapado en sangre.

Gracias amigo mío por poder compartir contigo esa barricada, contigo y con toda la gente que a pesar de sus problemas o de sus limitaciones, se desvive por la defensa de aquellos cuya situación de desprotección es sangrante y permanente.

Es espantoso saber que la vida de uno está en las manos de otro y que puede hacer con ella lo que desee sin que eso le suponga consecuencia alguna, sobre todo si ese otro es un individuo bruto, ignorante e insensible, vamos... un taurófilo, por ceñirme al tema del Toro de Coria.

Poco puedo añadir a tus palabras, siempre acertadas y enlazadas como pocos saben Compañero Ricardo, pero me gustaría “pegar” a continuación un texto extraído de un mensaje dejado en el Foro de Coria, cuyo autor es uno de aquellos energúmenos que de buena gana nos hubiesen ahorcado en mitad de la Plaza. Si lo que este sujeto escribe hacia otro curiense no es una amenaza, que alguien me diga cómo se denomina, porque yo no alcanzo a entenderlo de otro modo.

"23-06-09 10:59
#2556784
No Registrado
Registrado:

Antes de nada quiero decir que en la maniestacion si que huvo gente de Coria, concretamente alguie que tiene un negocio practicamente en el centro de la ciudad.

Yo me pregunto, como puede ser alguien tan sumamente ignorante de cometerer semejante error? tienes un negocio propio el cual utilizas para que los ciudadanos e coria te den de comer y luago asistes en prmera fila a una concentracion atitaurina en la misma ciudad? eso es cavar tu propia tumba compañero, pero eso tu verás...".

Que cada cual valore lo anterior como prefiera, a mí nadie me va a convencer de que ser “antitaurino” en Coria no es demostrar una valentía infinita. Como bien dice Mercedes Cano Herrera, una mujer admirable, hubo quien aplaudió al paso de los activistas y eso les convierte en miserables a juicio de los curienses con tendencia al sadismo, por la misma razón que a nuestros ojos, representan un ejemplo a seguir y ojalá algún día, sean ellos y no los cafres la imagen de la Población de Coria.

Salud Ricardo.

paporrubio dijo...

Julio, mientras te localizaba en Coria entre los manifestantes, a mi pregunta ¿Eres Julio Ortega? la respuesta general era: ¡Ya me gustaría a mi ser Julio y escribir como él! o bien, ¡Quien me diera ser Julio¡.
No es un cumplido sinó la realidad.

Gracias por reflejar de manera veraz y sin exageraciones, yo aún diria que te quedas corto, el recibimiento en Coria.

Un abrazo,

Fin Maltrato Animal dijo...

Gracias por tus palabras "paporrubio"; menos mal que no hay nadie a mi lado, sino me habría preguntado el porqué de haberme puesto colorado en el momento de leer tu mensaje.

Yo escribo de un modo muy normal, lo que ocurre es que tú, como todas las personas decididas a luchar porque los animales reciban un trato justo, pensamos al respecto de un modo similar, de ahí que mis palabras, que no hacen más que reflejar una forma de sentir compartida al igual que las de otros muchos que escriben (bastante mejor que yo) apoyando a esta causa, sean tan bien recibidas.

Lo que te puedo garantizar es que cualquier taurino, cazador, vivisector o gallero, dirá que mi forma de redactar es despreciable y que soy un verdadero inútil.

Pero como te podrás imaginar, la opinión de estos últimos me trae sin cuidado. Es más, me siento orgulloso cada vez que me muestran la repugnancia que les suscito. Lo que me aterraría sería que ellos tuviesen palabras cordiales o de agradecimiento hacia mí.

¡Qué ganas tengo de escribir sobre las fases de la luna o acerca del crecimiento de la hierba!. Ojalá algún día no sea necesario seguir denunciando la crueldad con los animales.

Salud y gracias a todos vosotros por soportar mis escritos un día tras otro.

Julio

paporrubio dijo...

Es imprescindible escribir a la luna, o dos lunas que tendremos en Agosto. El 27.

Suscribo el comentario de la araña peluda, pienso lo mismo.

Siento un enorme desprecio por esa gente, porque la incultura no tiene que por que ser sinónimo de maldad, hay personas incultas de excelentes sentimientos y esto de Coria y pueblos afines es maldad en estado puro.

Después de haber estado en Coria y Tordesillas siento también, un enorme desprecio por las personas que gobiernan nuestro país, el Rey, el presidente de Gobierno, el Jefe de la Oposición, los eurodiputados, a ninguno le tiembla la mano después de firmar normativas y leyes que condenan a la muerte mas cruel a miles de animales.
Hablan de barbarie siempre que la violencia afecta a humanos, cobardía e hipocresía. Van unidas.

Saludos, compañeros de trinchera.