MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



lunes, 16 de febrero de 2009

Entrevista a Julio Ortega Fraile


Entrevista realizada por Javier Montilla, autor del libro contra la tauromaquia "El Corazón de la Tortura" y redactor jefe de Cultura del Diario El Librepensador al autor de este Blog.



Supongo que cada día le recordarán que se preocupa por los perros, por los toros o las gallinas cuando hay seres humanos muriendo en las guerras, por culpa del hambre, de las enfermedades o existiendo familias sumidas en la tragedia del desempleo…

Así es, a falta de razones coherentes que esgrimir para justificar el maltrato a los animales o la indiferencia ante este hecho, tenemos a los que pretender hacer creer que la lucha por acabar con su padecimiento a manos del hombre y por conseguir una legislación que contemple su respeto y bienestar, es incompatible con cualquier tipo de inquietud por los problemas que aquejan al ser humano, como si ambos compromisos fuese antagónicos y excluyentes; los que se valen de tal desatino para tratar de desacreditar la protección a los animales hacen buena esa frase que simboliza la incongruencia: "Era de noche y sin embargo llovía...". La pregunta es, los que piensan que la solidaridad es un valor de cupo limitado, ¿hacen algo por alguien, sea animal racional o irracional?. No me afectan ese tipo de ataques, no son más que tópicos al servicio de la crueldad y que inútilmente, quieren convertir en argumentos válidos de cara a la Sociedad.



Pero lo cierto es que cada día se suceden y multiplican en nuestro País los actos de protesta contra las corridas de toros. ¿Ha comenzado, quizás, la nueva revolución?

Creo que la Revolución como tal no ha comenzado y que ese ha de ser el objetivo final, pero antes de contar con la fuerza suficiente para llevarla a cabo, antes de disponer del apoyo necesario para que no fracase, es necesario que la gente tome conciencia de esta realidad, que conozca con profundidad todas las miserias que la rodean ya que sigue envuelta en un oscurantismo difícil de eliminar y llegados a ese punto, cuando las personas que rechazan el sufrimiento como forma de diversión o negocio, que son la mayoría, despierten de este letargo en el que hemos estado sumidos durante tanto tiempo por ignorancia o comodidad, será el momento de dar el paso definitivo. Pienso que ahora nos encontramos en la fase previa imprescindible para el triunfo de cualquier revolución social, la de información, análisis y asunción de nuestro derecho y obligación de intervenir en un asunto tan grave como este y en ese sentido, creo que estamos avanzando a muy buen ritmo y de modo imparable.




¿Cuál es el papel de la clase política? ¿Usted cree que están a la altura de las circunstancias?. ¿Y cuál es el papel que la Iglesia católica adopta ante la tauromaquia?

La clase política en esto, como en casi todo lo que tiene que ver con cuestiones de bienestar social, de igualdad o de justicia, va a remolque de las circunstancias y dando trompicones. Su actitud frente al maltrato a los animales es similar a la de otros aspectos relacionados con la protección de los ciudadanos de a pie: poner tiritas de mala manera cuando muchos ya han muerto desangrados. Los gobernantes, en su mayoría, son funcionarios al servicio de los poderes establecidos y los políticos pueden cambiar cada ciertos años, pero los que en realidad deciden permanecen y el Sistema sabe cómo manejar los resortes para perpetuarse. Tenemos, con algunas excepciones, políticos cobardes en este aspecto, egoístas y sometidos. Y refiriéndome al caso concreto de la tauromaquia y más allá de que constituya la legalización de la tortura, me parece indigno que en el primer trimestre del año se hayan empleado 370.000.000 de euros en ayudas y subvenciones a este sector y que provengan de decisiones políticas.

Lo de la Iglesia Católica es incomprensible y representa una degeneración más de esta doctrina tan ligada a ciertos intereses, me estoy refiriendo a la Iglesia oficialista, a la que conoce la miseria y la desgracia a través de documentales exhibidos en el salón de actos de la Sede de la Conferencia Episcopal. Pío V promulgó en el siglo XVI una Bula en la que prohibía y condenaba los espectáculos taurinos, sin embargo y casi quinientos años después, nos encontramos con que hay Obispos que acuden a la plaza, que se celebran corridas en honor de santos, que se ofrecen capotes a la Virgen, que en universidades católicas se organizan ciclos de conferencias taurinas, que religiosos católicos bendicen los ruedos y son capellanes de los mismos y sobre todo, que no se declaran en contra de esta terrible injusticia y manifestación violenta ejercida sobre criaturas con capacidad para sentir miedo y dolor. Creo que su postura, aberrante e hipócrita, repugna incluso a muchos creyentes que son contrarios a la tauromaquia.


La nueva ministra de cultura parece que no tiene problemas en afirmar que ama los toros y que nunca dejarán de seducirle. ¿Le ha decepcionado profundamente el gobierno de Zapatero?

Supongo que todos necesitamos aferrarnos a esperanzas, de otro modo es fácil caer en el desánimo, por eso muchos nos creímos que iba en serio su promesa de crear una Ley Marco de Protección Animal y pensábamos que era un paso fundamental para la progresiva desaparición de la tauromaquia; sin embargo y amparándose en formalismos legales, que parecía desconocer durante la campaña electoral, todo se ha quedado en un ardid para ganar votos. Personalmente creo que a Rodríguez Zapatero no le agradan las corridas de toros, pero hay demasiados miembros en su Equipo que sí son defensores de las mismas; la presión que estos ejercen sumada a su tibieza y al oportunismo político en sus actuaciones, hacen que ignore un problema que cada vez adquiere mayores dimensiones. Sí, me ha decepcionado aunque no sorprendido.



Hace poco leí una entrevista del ganadero Victorino Martín en referencia a la presencia de la Fiesta en los medios de comunicación y afirmaba que los taurinos estaban siendo maltratados y agraviados. No entendía que el segundo espectáculo de masas de este País no estuviese en la televisión estatal. Pero con los números en la mano, el share de la corrida picassiana retransmitida por Telecinco, tan sólo interesó a un 11% del share, batida incluso por Cine de Barrio. ¿Le dicen algo estos datos?

Las cifras de aficionados a la tauromaquia puestas en boca de sus defensores, son como las de una manifestación según la Delegación de Gobierno que corresponda pero a la inversa, las falsean porque les conviene. Si son capaces de afirmar que el toro no sufre, uno ya cree posible que esgriman cualquier sandez. Lo cierto es que todas la encuestas, tanto si quien la organiza está en contra como si las han realizado empresas independientes, como por ejemplo el Instituto Gallup, demuestran que las corridas gustan cada vez a menos personas y además de ser un sector minoritario, engloba a una franja de edad avanzada. Lo mismo ocurre con las votaciones llevadas a cabo en algunas localidades para saber si sus habitantes quieren que se sigan celebrando, siempre triunfa el no. Le pongo un ejemplo de su progresivo declive, Barcelona llegó a ser la Ciudad más taurina del mundo con tres plazas de primera, hoy sólo queda una y en proceso de quiebra; el propio Balañá, antiguo explotador de los festejos, reconoció que perdía 25.000 euros por cada tarde de toros.

Y podrán echar mano de Picasso, de Hemingway o de Fernando VII, que un acto se valora por su naturaleza y por sus consecuencias a terceros, no por el renombre de quien lo defiende. Lo de que se sientan maltratados sería para reírse si no fuera porque esta tragedia tiene muy poco de cómico; "El verdugo" de Berlanga es una maravillosa película, pero en la vida real el torturado y asesinado es el toro y a su ejecutor no le tiemblan las piernas ni sufre desvanecimientos, sino que sale a hombros y sonriendo.



El hecho de que en Catalunya se haya presentado una Iniciativa Legislativa Popular ha sentado muy mal en las filas de la FETC (Federación de Entidades Taurinas de Cataluña) ya que su vicepresidenta, Doña Marilén Barceló, afirmó que los catalanes quieren prohibir las corridas de toros porque suenan a españolas.

La Señora Barceló basa su defensa de las corridas de toros en una estrategia muy definida: sembrar el enfrentamiento. Convencida de que la ILP va a triunfar y lo va a hacer como lo que realmente es, un proyecto sin autor y construido gracias a la unión de muy diferentes sectores en los que no han primado intereses particulares sino una sensibilidad compartida, el único recurso que le queda por utilizar a la desesperada es tratar de poner a la opinión pública en contra de esta iniciativa; sin embargo creo que poco éxito puede tener un planteamiento tan absurdo y rebuscado. La ILP se presenta en Cataluña porque así lo permite su Parlamento y su ámbito de actuación queda limitado a esa Comunidad, pero las críticas, denuncias y acciones de colectivos y particulares comprometidos desde Cataluña con el respeto a los animales en general y con la abolición de la tauromaquia en particular, nunca han dependido de nacionalidades ni de fronteras, sino que se centran en el maltrato a los animales dentro y fuera de su territorio. Los canarios prohibieron las corridas hace más de diez años, ¿también fue por "antiespañolismo".

Quiero añadir que en Cataluña no se permite el sacrificio de animales de compañía en perreras y refugios, que cuenta con una Ley para su protección que restringe la caza de forma clara o que es la Comunidad en la que hay más ciudades que no permiten el establecimiento de circos con animales; ¿tiene todo lo anterior algo que ver con supuestas posturas nacionalistas?. Un argumento por otra parte ridículamente curioso cuando los once miembros que forman la Comisión Promotora son animalistas y de ellos cinco no son catalanes, sino que hay un madrileño, una inglesa y tres argentinos.



Desde tu compromiso por los derechos de los animales, ¿cuál crees que es el camino más eficaz para conseguir que los ciudadanos tomen conciencia de este asunto, ¿la ley o la educación?

La educación y la información como instrumentos necesarios para ejercer la presión suficiente para que la legislación cambie. La Ley por si sola no va a enmendar sus errores ni a cubrir sus carencias, porque los responsables de su redacción suelen responder a otro tipo de inquietudes, sólo lo hará si desde la ciudadanía se exige de forma contundente su adaptación a la realidad en este aspecto pero para llegar a eso, hace falta primero que la gente se sacuda la ignorancia y la modorra y asuma lo que está pasando a su alrededor aunque muchas veces no sea testigo, y no me refiero tan solo a cuestiones animalistas, una vez que seamos conscientes de que la violación de los derechos de un ser vivo es un crimen que no se puede consentir, independientemente de su condición o racionalidad, estaremos en disposición de rechazar tales atropellos y de obligar a los legisladores a actuar en consecuencia para que ni nosotros ni nuestros hijos, sigamos siendo espectadores mudos y maniatados de semejantes atrocidades.