MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



jueves, 22 de octubre de 2015

Contra el Informe PISA una FP para banderillero


O como aprender a torturar en solo 2000 horas


Iba a decir que esto es España pero no sé, aquí también tienen lugar hechos admirables, y como esos no se producen solos detrás de ellos siempre hay personas, mujeres y hombres más dignos todavía de admiración, porque todos nacemos con las mismas oportunidades para el egoísmo, el servilismo o la cobardía
pero algunos, cada vez más, arrojan esas mochilas para cargar con la de la lucha contra sus consecuencias y con el amparo de sus damnificados, aunque pese mucho más, y en algunos casos sin ser ellos mismos, lo que le confiere mayor generosidad.

Si me remonto al pasado puedo poner como ejemplo la resistencia heroica al criminal alzamiento del 36 y su terrible resultado. Si me quedo en el presente se me ocurre el 15M y sus secuelas. Y la verdad es que pienso que no hay mucha diferencia en el pueblo que tomó las armas para enfrentarse al fascismo entonces y los que ocuparon las calles ahora para plantarle cara al gobierno que tenemos. No la hay porque prácticamente no son tantas las desemejanzas entre el que reside en la Moncloa y el que fue nombrado jefe del Estado en el Aeródromo de San Fernando en Salamanca el 21 de septiembre de 1936. Tampoco en su política, ni en sus colaboradores. Apenas ninguna, creo, en sus ideologías.

Dicen que España lleva ocho lustros de atraso por la dictadura pero si nos atenemos a algunos medidores, y la educación o la tauromaquia son sólo dos de ellos, hay bastantes más, le podemos sumar otro buen puñado de años. Y porque no ha habido un gobierno nacional desde la muerte del mentor de Juan Carlos I (maestro a su vez de Felipe VI) realmente de izquierdas, y que se asuma este término como diferenciación en la concepción de la política y su gestión, la escasa evolución que de ellos ha dimanado entiendo que no ha venido por razones éticas sino económicas, al fin y al cabo el dinero que proviene de Europa tiene un precio, y como en esas cuestiones nos llevan ventaja no queda más remedio que ceder en algunas. En otras nos seguimos parapetando tras de un burladero, sea para continuar practicando la tortura o para estar a la cola de la OCDE en educación según demuestra el Informe Pisa, por permanecer en estos dos asuntos. Y todo eso no resta méritos a los ciudadanos, que lo mismo acampan en la Puerta del Sol para mostrar su indignación que crean y luchan desde las Mareas o se plantan en Tordesillas, dejan sus firmas en una ILP por la Abolición o se manifiestan frente a las plazas de toros a la misma hora en la que se celebra una corrida. No todos, claro, ni mucho menos, resto entre otros a la gran mayoría que vota al PP y me temo que también a Ciudadanos.

Así que nada más adecuado que una aberración educativa, como la LOMCE, para darle cabida a una violencia ya no sólo es autorizada y subvencionada por la Administración sino que a partir de ahora, también eleva a la categoría de estudios reglados: la tauromaquia. Una disciplina, argumentan, pensada para muchachos que fracasan en la ESO. La pregunta que me viene es si desean prepararle una alternativa (nunca mejor dicho) a quienes no tienen ganas o aptitudes para estudiar otra cosa o es que, con esta medida, está tratando de ocupar a los que ya saben que su nefasta ley de educación llevará al desánimo y al abandono. Pero tengo además otra respuesta como razón principal: es un triunfo de un lobby taurino que, con estos que nos gobiernan, necesita hacer muy pocos aspavientos para obtener protección, y como la económica le está fallando en algunos lugares por el cambio de color político y la ética en todos por un progreso moral creciente de los ciudadanos, busca nutrirse de ese relevo generacional que tanto ansía y necesita. Una iniciativa abocada al descalabro, creo, pues si ni dejando en panaderías entradas gratis para corridas en plazas  de primera con figuras del toreo para que se les regalen a los clientes  (visto hace muy pocos días) consiguen llenar las plazas, me temo que en esas aulas para formar matarifes habrá, sobre todo, pupitres vacíos.

Se está preparando un Real Decreto que crea un nuevo título dentro de la FP: Tauromaquia y Actividades Auxiliares Ganaderas. El contenido con dos mil horas lectivas incluye formación para las salidas de picador y matador de novillos o banderillero. Un complemento ideal a la retirada de Educación para la Ciudadanía. A la niña de Rajoy, esa que tanto le gustaría que viviera en España, con educación y sanidad públicas y gratuitas, ya sabemos qué futuro le están diseñando para la adolescencia: vestirla de luces para enseñarle a torturar y matar a un mamífero, y si éste la empitona por un muslo que la contención de la hemorragia y reparación de músculos y nervios no le cueste un euro. Y lo mismo para su hermano, la mejor decisión para esos chavales en una España sin expectativas laborales y con unos padres en paro, en la España que les ofrece, que les está dejando Mariano y su equipo, pues como tanto repetían en esa otra no tan lejana ni tan distinta: “más cornás da el hambre”. 

Mientras el Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha declarado que someter a los niños a la tauromaquia puede afectar su salud física y mental y la establece como una forma de exposición a la violencia para ellos, el Partido Popular, mas cañí que nunca, pone en marcha estos estudios para animarles a meterse allí de donde los expertos explican que hay que alejarlos a toda costa.


“El orgullo de quienes no pueden edificar es destruir”. (Alejandro Dumas).