MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



domingo, 22 de abril de 2012

Razones para ser taurino


La empatía es una capacidad finita, lo que exige que haya de reservarse para sujetos susceptibles de la misma por proximidad o propiedad: mi hijo, mi amigo, mi perro (éste no siempre)… Hay que seleccionar quién entra y quién no lo hace. No caben todos.

Criar al toro supone tiempo y dinero, eso lo convierte en objeto poseído. Y posesión implica libre disposición.

Entiendo la tauromaquia en su fondo y en su forma. Y la interpretación pasional del conocimiento está siempre por encima de la racionalidad científica o de consideraciones éticas esgrimidas por ignorantes que opinan sobre lo que no comprenden.

El toro jamás ha manifestado que sufra durante la lidia, ¿alguien le ha oído hacerlo?, pero sí nos transmite claramente su inmenso orgullo y profundo placer por convertirse en actor principal de tan noble ceremonia. Eso se siente, no hace falta escucharlo.

Cuando el acero escarba en su carne y se hunde hasta
la empuñadura en su cuerpo a mí no me duele.

No soy yo el que doblado sobre la arena se ahoga entre vómitos con la sangre que le encharca los pulmones.

Desde el tendido no contemplo sus lágrimas ni percibo sus estertores. La distancia con el toro consigue lo que la sección de las cuerdas vocales en el caballo del picador: ausencia de estímulos trasladando un padecimiento que por lo tanto puede ser puesto en duda.

Respetar el lenguaje es una obligación. La palabra tradición significa lo que significa y su contenido semántico es inamovible, prevaleciendo frente a estúpidos movimientos que esgrimen derechos de reciente aparición.

Pinturas, obras literarias, composiciones musicales… Muchas manifestaciones artísticas se inspiran en la tauromaquia y la enaltecen. El poco probable y en todo caso breve tormento de un animal es algo insignificante ante expresiones tan sublimes e imperecederas.

En una sociedad cada vez más infestada de eunucos, los redaños del torero representan un paradigma de la virilidad y reciedumbre que se están perdiendo irremediablemente.

El concepto libertad existe y si la mía entra en conflicto con la de terceros, la tradición antes mentada es quien debe dirimir la cuestión de cuál de ellas ha de imponerse.

Siendo en cualquier caso el toro una criatura efímera, como todas, qué mejor que transformar su final en un espectáculo grandioso y útil, generador a la vez de diversión y negocio. Adelantar el momento y decidir la forma y el lugar es sólo algo circunstancial.

Para mí y para mis hijos escogería sin duda una muerte como la de este animal antes que agonizar en una cama. Ya que eso no es posible legalmente, que al menos me sea lícito transmitirles tales valores para que se eduquen en ellos y así forjemos generaciones bragadas y no mórbidas como algunos pusilánimes chalados pretenden.

Admitir la abolición de las corridas sería tanto como legitimar el debate sobre otras acciones humanas que conllevan la utilización de animales: caza, circos, peletería, experimentación, alimentación, etc. ¿Queremos eso? Iniciativas similares en su esencia son las que han permitido que cualquier inmigrante nos quite el trabajo o que las mujeres sean algo más que esposas y madres.

Su Majestad El Rey Don Juan Carlos de Borbón es un entusiasta taurino y una persona como él, ejemplo entre ejemplos en razón de su rango y de su innegable superioridad cognitiva y conductual, no puede equivocarse jamás.

Y ahora, que cualquier perroflauta se atreva a intentar rebatir este magnífico y palmario compendio de motivos culturales, sociológicos, materiales o espirituales para preservar y enaltecer la tauromaquia, empleando en su mantenimiento y protección el dinero público que sea menester, que al fin, digan lo que digan los del “Síndrome de Bambi”, siempre nos quedará el Ministro Wert, prototipo de político erudito, sensible y demócrata.

4 comentarios:

Josu Sein dijo...

En la lidia no se le oye sufrir por todo el barullo y la música, pero escucharlo gritar en los entrenamientos es aterrador y sobrecogedor para cualquiera que no tenga algún rasgo de psicopatía (falta de empatía).

Javier 16 dijo...

Además de miserable, cobarde...
Cómo se puede sentir orgulloso de inculcar a su hijo semejante cúmulo de miseria cultural.
Pobre cretino, me da lástima.

Anónimo dijo...

vaya par de maricones no teneis ni puta idea de lo que es el mundo taurino seguro que todo los antitaurinos om bohemios fumadores de porros con unas vidas vacías y solitarias que pena me dais

Josu Sein dijo...

Y he aquí, en la última intervención como siempre de un anónimo, una gran razón para ser antitaurino. :D