MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



viernes, 30 de diciembre de 2011

A falta de afición, toros para niños

Os duele, ¿verdad? Vuestro ego blande acero y lo ensarta en carne ajena, pero sangráis rabia al sentir cómo la ética os roza la piel. Sí, dentro de ese traje de luces que os comprime la sensibilidad, la sinceridad, el respeto y a veces parece que hasta la inteligencia, no queda espacio para entender y aceptar que la violencia, siendo un hecho, jamás puede elevarse a la categoría de tradición perdurable y, mucho menos, buscar el modo de imbuirla en
las mentes infantiles para asegurarse, cual caramelos con droga repartidos a la puerta de un colegio, que el negocio continuará. Claro que os molesta y mucho, adalides de la tauromaquia, así se explica la estrategia dirigida a los niños que venís desarrollando desde hace tiempo para llenar las gradas de unas plazas cada vez más vacías, y que sólo el dinero público impide que se conviertan en espacios dedicados a la música, al teatro, al deporte... A lo que sea, pero jamás al espectáculo de la tortura y la muerte de un ser vivo.

El creciente número de ayuntamientos donde ya no se pueden celebrar corridas os turba, la ILP de Catalunya fue un hecho histórico que os mortifica y ahora, gracias a la presión de Galicia Mellor sen Touradas, el que en esta Comunidad se prohiba la entrada de menores de doce años a los ruedos es como una puntilla que se os antoja insoportable a los que tan acostumbrados estáis a hundirla en el cuello de otros seres.

Hay muchas formas de violencia directa en nuestra sociedad. Algunas legales, otras ilícitas, y en casi todas se intenta evitar que los niños sean testigos de las mismas por los efectos que puede tener sobre unos seres especialmente vulnerables y dúctiles, cuyos comportamientos quedan fácilmente determinados por los modelos de conducta que observen. Pero está claro que no os importan las víctimas de vuestra "Fiesta"-.

Por eso, mientras tanto, vosotros seguís mezclando en los foros insultos con alusiones a la libertad y al menoscabo – valiente cinismo – de los derechos infantiles. Creando páginas de "Toros para niños", comics o dibujos animados; organizando para ellos concursos y dándoles regalos con motivos taurinos, capotes incluidos; manteniendo escuelas de toreros como la de Guadalajara, donde menores de edad, alejados muchos meses de sus padres, han aparecido con fracturas de mandíbula o clavícula; presentando iniciativas para convertir la tauromaquia en asignatura transversal en las escuelas... Toda esa parafernalia perversa no resta sin embargo ni un mínimo de indignidad al trasfondo del asunto sino que se la añade, por cuanto de engaño comporta al edulcorar e intentar hacer atractiva la forma de un fondo que alimenta comportamientos violentos, y predispone a los futuros adultos a considerar que los animales siendo seres vivos, están supeditados al arbitrio humano para quedar reducidos a herramientas, tramoya o materia prima.

En fin, que transitáis de aberración en aberración para lograr un imposible: que la crueldad resulte un espectáculo apetecible. Muy pocos hijos de otros querrán coger el testigo de vuestras espadas sangrientas, ahora falta saber si los vuestros no se avergonzarán mañana de que sus padres defendiesen la violencia.

12 comentarios:

Colegio para perros dijo...

Gracias por compartir esta clase de información, esperamos ver más

Perséfone dijo...

Qué asco.

Creo que no hay nada peor que intentar lavarle el cerebro a un niño con la única intención de perpetuar un negocio al que tratan de vestir con el traje de la cultura.

Debería estar prohibida la entrada a menores de 18 años en todos los ruedos. Y ya no te digo eso de torear vaquillas...

Un saludo.

David del Bass dijo...

Dios, esto es para llevarse las manos a la cabeza, no les vale solo con seguir maltratando a los toros, que encima tienen que usar a niños, denunciable 100%

E. C. dijo...

Cada vez somos más los profesores que nos posicionamos claramente contra cualquier forma de maltrato animal. Es necesario contrarrestar a los que no tienen vergüenza.

Mini Min dijo...

Se me ocurre ir a la página de toros para niños.
Y mandarles una de sus postales con lo que nos parece su forma de actuar.
Aquí un ejemplo.
http://minimiblog.wordpress.com/2012/01/04/a-falta-de-aficion-toros-para-ninos/

Anónimo dijo...

la cuestion es tocar lo huevos. si no te gustan los toros pues no los mireis subnormales

Fin Maltrato Animal dijo...

Anónimo, supongo que serás el mismo agazapado de siempre, ese que va dejando comentarios en este blog pero jamás se atreve a dar la cara.

Podría borrar tu entrada porque tiras de insulto y lo que es peor, de desprecio a quienes padecen una grave enfermedad, pero no lo voy a hacer. Y es que gracias a ella comprobamos una vez más como no tenéis ni una miserable razón coherente en la que apoyaros para defender la continuidad de la tauromaquia.

"Si no os gustan los toros no los miréis subnormales" Con personajes como tú no hace falta que nosotros abramos la boca. Vosotros solitos os hundís.

Anónimo dijo...

mira listillo/lla se me saltan las lagrimas de las chorradas que dices . seguro que tu eres de los que tienes animales en tu casa encerrados las 24h del dia y solo los sacas para mear listillo y vas de defensor ipocritas

Fin Maltrato Animal dijo...

A ver Anónimo, que ya que te veo muy interesado en los animales que tengo en casa te voy a explicar cómo hago yo. Enjúgate las lágrimas para que puedas leerlo.

Suele tener media docenita de perros a la vez y los conservo una media de tres o cuatro años.

Durante ese tiempo viven a cuerpo de rey. No les falta espacio, ni alimento, ni atenciones veterinarias.

No les dejo cruzarse, eso sí, pero tampoco importa porque no son conejos, ¿verdad?

Y de vez en cuando les pincho un poco con una especie de lanza para comprobar sus características, pero bueno, tampoco es para tanto, ninguno se muere durante ese proceso.

Cumplido el tiempo de permanencia en mi casa y en función de la fiereza y agilidad de cada perro les doy un destino.

Los más mansos y que ofrecen menos juego los utilizo para con mis vecinos, atarles una soga al cuello y arrastrarlos por las calles. O nos reunimos un grupo de amigos y cada uno provisto de una espada lo perseguimos, se la vamos clavando y gana el que consiga matarlo. Siempre llevo un destornillador en el bolsillo por si hay "apuntillarlo". Y a algunos les coloco encima de la testa unas gamellas con bolas incandescentes y jugamos a perseguirlo y a que nos persiga.

Y para los de mayor bravura tengo reservado un recinto al que le llamo "El teatro de la vida y la muerte", pues allí se representa el eterno enfrentamiento entre ambas realidades, además de una lucha entre el hombre y la bestia.

En ese espacio voy aplicándole al perro diferentes "suertes": le taladro un poco el cuello con una broca del doce, le clavo varias veces una guadaña, me pongo frente a él y llamo su atención, y al fin, cuando veo que el can ya no puede más, entonces cojo un pico y le atizo bien fuerte con él.

No suele tardar mucho en morirse, pero por si el perro se resiste no olvido tener a mano el destornillador de siempre para rematar la faena.

Y por cierto, que mis hijos siempre presencian todas estas actividades. Lo hago primero porque es cultura para ellos y un signo identitario de esta familia. También para que aprendan que tras la vida siempre viene la muerte y sobre todo, para que no padezcan el Síndrome de Bambi.

Sus profesores me dicen que los niños no deberían contemplar esas escenas violentas, pero yo les respondo que no son quienes para decirme qué coño tengo que hacer en mi casa, que si no quieren pues que no se las muestren a sus hijos, pero a mí que me dejen en paz, que yo respeto la libertad de todos y pido lo mismo para mí.

Y eso, Anónimo, es más o menos lo que ocurre con los perros en mi casa. Como verás quitando ese ratito del final que yo creo que a ellos les gusta y en el que sin duda no sufren, viven de maravilla.

Te lo cuento para que no me vuelvas a llamar "ipocrita", que no tengo ni idea de lo que es pero suena muy mal.

Fray Tomas de Torquemada dijo...

De 'tu amigo Torquemada' que no te olvida:
¿Cómo llevamos la toma del Palacio de Invierno, Julito? ¿Están las masas prestas, oh prócer e insigne líder? Macho, destilas, más bien atufas, a 'testiculina'. Ten cuidado con los ictus que te pueden volver más gilipollas de lo que estás (como Boadella). Me encanta 'tu moral', ¡hala, macho, a conducir a las masas!
Oye, si necesitas una hoguera me avisas que a mi se me da bien preparar piras para herejes...
Un abrazo, líder.

Fin Maltrato Animal dijo...

Torquemada, suelo borrar los comentarios con insultos, pero en tu caso lo voy a dejar. El que tú, para defender tus argumentos (si los tuvieras), me llames gilipollas, denota lo insignificante que eres.

Anónimo dijo...

pues yo tengo tres hijos pequeños y todos los años los llevo aver unas 8 corridas de toros y estan esperando todo el año con impaciencia que llegue la temporada porque les encanta los torosros , yo e sido matador de toros y espero que mis hijos lo sean vivan las corridas de toros , por cierto buena noticia que la tauromaquia se protegera y en cataluña volveran los toros , osea a seguir llorando adeu y bon dia