MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



lunes, 29 de agosto de 2011

Palabras contra Sangre

Creo en la fuerza de las palabras y sin embargo, cada vez las entiendo más inútiles. El lenguaje, expresión oral de una libertad que no es tal si nos dejan hablar pero no escuchan, sangra desprecio y silencio cuando los sonidos articulados que emitimos o las frases que escribimos, se deshacen en mil fragmentos de aire y olvido al estrellarse contra la indiferencia de aquellos a los que van dirigidas.

Llevamos años suplicando y exigiendo, susurrando y gritando que se ponga fin a la muerte de un toro a lanzadas cada septiembre en Tordesillas, y como respuesta sólo nos llegan las voces de los escasos políticos capaces de esgrimir justificaciones para tamaña iniquidad. Del resto, casi todos, únicamente percibimos un mutismo que revela una complicidad nacida no del placer ante ese crimen, pero sí de la inmoral cobardía del callar y dejar hacer.

De qué valen entonces las palabras si miedo, dolor, herida, víctima o tortura pueden ser sustituidas por el término “tradición”. Alcanzada tal depravación y elevada no sólo a razón sino también a ley, ¿cómo tener ganas de seguir utilizándolas sabiendo que los alaridos de una horda despiadada y embrutecida persiguiendo a un animal aterrado para matarlo, son más legítimos para los gobernantes que cualquier argumento en contra de tan vergonzosa atrocidad?

Dudo, que en los pocos días que restan hasta el 13 de septiembre, algún mandatario muestre la valentía y la decencia de expresar públicamente su repulsa al Toro de la Vega. No, no se atreverán a intervenir aunque con su pasividad estén alimentando la violencia, y Afligido morirá convertido en un acerico desvencijado sin que la estampa de su cuerpo inerte les cierre el estómago a los verdaderos responsables del crimen.

No me importa ser reiterativo. Me da igual que me acusen de estar obsesionado con el martirio de esa criatura. Es cierto, pero mi insistencia brota de la indignación y del intento desesperado – y se que vano también – de que a tan pocas horas vista, se evite ahora y para siempre el sádico suplicio de un ser vivo amparado en pretextos irracionales.

Nos queda la palabra, como decía Blas de Otero. Pero qué podremos hacer con ella, para qué servirá si como él, abrimos los labios para ver el rostro puro y terrible de nuestra Patria. Y esta tierra, manchada con la sangre de inocentes, habrá de recordarnos el segundo martes de septiembre, una vez más, que nos segaron la voz con lanzas.


4 comentarios:

Aire Acondicionado dijo...

Estoy totalmente en contra de la matanza de animales y del matrato contra ellos. Hay que aprender a respetar la vida sobre todas las cosas.
Saludos y buena semana!

La Araña Peluda dijo...

En un mundo donde hay overbooking de palabras y donde la palabra ya hace tiempo se sustituyó por la subliminidad multimedia las palabras se las lleva el viento más que nunca.

webcam sexo dijo...

es muy injusto el maltrato animal! son seres vivos

Lore dijo...

Los animales no tienen voz, no pueden hacer denuncias ni ir a una comisaria, por maltrato ni abuso; por eso resulta tan fácil para algunos descargar tanta crueldad y maldad, a quien solo puede emitir un gruñido antes de morir sabiendo que su crimen permanecerá oculto en el anonimato y el descuido de la ley. Vergüenza ajena es lo que se siente viendo como existe "gente" que se enorgullece y disfruta asesinando a un ser vivo y lo peor los que los vitorean y aplauden por hacerlo, tan irracionales unos como los otros.