MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



miércoles, 6 de julio de 2011

La ILP sigue viva, y con ella algunos toros














El Parlament de Catalunya ratificó el miércoles  la prohibición de las corridas de toros a partir de 2012 al rechazar tanto la derogación de la primera votación como una moratoria. Y esta vez lo ha hecho por una mayoría de esas que arrancan sonrisas o encogen estómagos, según para qué le sirva a cada uno la ética. Ahora que la sangre abundante de víctimas fáciles va a dejar de empapar la arena de La Monumental, comienzan los enajenados devaneos de esos vampirillos de tendido y bocata, y como si del editorial de un ínclito periódico se tratase, pegan capotazos a la realidad sacando desde la muleta de la conspiración hasta la del insulto. Así, los que ayer eran sus socios, hoy no son más que mercenarios y traidores que les han robado la alegría, la ilusión y el placer de ser espectadores del noble arte de la tauromaquia. Algunos llevamos mucho tiempo tratando de ver por dónde encajan los términos nobleza y tortura. Todavía no lo hemos conseguido. Será, como dicen ellos, que nuestra ignorancia nos impide comprenderlo.


El caso es que se están marcando un paseíllo con poco de marcial y mucho de desquiciado, en el que alguacilillos, espadas, picadores y monosabios de foros de Cúchares, brindan a los políticos catalanes epítetos como: cínicos, hipócritas, oportunistas, hijos de p. o nazis, siendo éste último el que más se repite, lo que sugiere que ya se les han acabado los argumentos, si es que alguna vez los tuvieron. Y no me refiero a esos anzuelos que lanzan habitualmente para pescar en datos científicos tergiversados, en la historia más negra que se empeñan en no enterrar o en un modo muy pancista de entender la libertad, sino a ser capaces de justificar con coherencia y razones que vayan más allá de sus feroces apetencias personales, por qué la violencia sobre seres vivos es una acción que la sociedad debe de permitir y de subvencionar.  Jamás lo han logrado, claro está, y así pasa lo que pasa, que cuando se dice ¡basta! con la ley en la mano, esta gente pierde los papeles, y sin guión del que echar mano sólo les queda lo que su cerebro (el mismo que disfruta viendo sufrir a un animal) es capaz de improvisar: invectivas y despropósitos.

Algunos de estos personajes, portadores de una virulencia chocante en quienes tanto repiten que los taurinos son un ejemplo de educación, civismo, respeto y librepensamiento, arengan eufóricos a sus compañeros diciendo en sus foros: “Vamos a por ellos que somos muchos más”. Menos mal que entre tanta vasoconstricción cerebral e inguinal aparece quien a pesar de su rabia conserva un ramalazo de lucidez y advierte: “No seáis optimistas, ¿cuánta gente menor de 30 años está mínimamente interesada en los toros”. Y mayor muy poquita, añadiría yo, de otro modo no necesitaría esta cruel tradición de tanto dinero público para seguir celebrándose.