MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



viernes, 16 de julio de 2010

Septiembre y su Toro Alanceado

El mes de septiembre está muy cercano, ese que todos los años trae - para aquellos que tienen tiempo y deseo de ver más allá de lo que su vista alcanza y de escuchar lo que sus oídos no perciben - los gritos de una horda despiadada, los gemidos de la víctima y su sangre abundante y derramada en honor del absurdo, para perpetuar un repugnante crimen repetido, sonidos e imágenes que para algunos son expresión de identidad y de libertad, los mismos que lo califican de “ritual ancestral que expresa el modo de ser de un pueblo y ejemplo de solidaridad, de mesura, de constancia y de hidalguía…”. Porque septiembre significa, todavía, el alanceado prolongado de un toro en Tordesillas hasta acabar con su vida: el infortunado Toro de la Vega.

Los que en esa Localidad abominan de tan salvaje costumbre callan por miedo, un temor más que justificado ante la harto demostrada agresividad de sus partidarios ejercida incluso, en más de una ocasión, contra periodistas. En el resto del País también el silencio, éste nacido de la indiferencia casi general y sólo roto por las reiteradas protestas, cuando se aproxima la fecha, de los colectivos y particulares empeñados en que se ponga fin a una de las más terribles y crueles demostraciones de violencia contra los animales que tienen lugar en esta España anacrónica.

Pero supongo que esta vez tampoco pasará nada. Ni a pesar del miedo de ese animal viéndose perseguido por cientos de energúmenos a pie y a caballo armados con lanzas, de su angustia al saberse acorralado, del dolor tremendo de la primera lanzada, de la segunda, de la tercera, exacerbando con su sufrimiento el sadismo de sus verdugos, que removerán la pica ensartada en su cuerpo agrandando las espantosas heridas para arrancársela y así, poder clavársela por cuarta, por quinta, por sexta vez… hasta que el pobre toro, destrozado e incapaz ya de huir, recorra los últimos peldaños de su agonía y alcance una muerte liberadora rodeado de una multitud de rostros desencajados, transfigurados por una pavorosa borrachera de saña y ferocidad.

Volverán, sus defensores, a proclamar que quien critica el Toro de la Vega es porque no lo conoce o no lo entiende. En todo caso, según ellos, expresarse contra semejante manifestación de brutalidad es producto de la ignorancia. Y de nuevo, probablemente, el Ayuntamiento de Tordesillas, la Junta de Castilla y León y hasta el Gobierno de la Nación, demostrarán lo vasto de su cultura, porque como cada año, darán su visto bueno y hasta el dinero necesario, para que en 2010, un toro vuelva a ser alanceado hasta la muerte en España. La España preparada para reunirse por millones y celebrar una victoria deportiva, pero incapaz de hacerlo para exigir el final de una costumbre miserable, dañina para todos y de la que tendríamos que avergonzarnos.