MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



martes, 26 de enero de 2010

La solidaridad del mundo taurino

Texto redactado en colaboración con Rafael Ávila Bayón, Portavoz de Ecologistas en Acción de Marbella y persona cuya lucha por el respeto a los animales, es diaria, contundente y ejemplar.



Parece ser que el matador de toros Sebastián Castella, se llevará por delante la vida de seis de estos animales en la Ciudad francesa de Nimes y será con la disculpa de socorrer a los damnificados en Haiti. La escabechina tendrá lugar el 13 de Mayo, así que el dinero destinado a esta causa aparentemente solidaria, si llega a las víctimas, lo hará cuatro meses después del terremoto, pero claro, conviene airearlo ya por eso de ir ganándose la simpatía de los ciudadanos rozándoles la fibra sensible.

Y decíamos que “si llega”, porque cuando hay iniciativas taurinas de esta naturaleza, lo habitual es que se tengan que descontar los gastos, pues cobran los toreros, los ganaderos y todos aquellos cuyo altruismo, comienza una vez que el saldo de su cuenta ha aumentado. Y si no que se lo pregunten a la Diputación de Castellón, a la que la organización de la Corrida de Beneficencia de Junio de 2008 le costó 189.388 euros, destinados entre otras partidas a pagar 89.000 euros a los diestros y 40.000 a los propietarios de los animales. Cuando se hacen esos quiebros y la mascarada no sólo no le resulta onerosa al filántropo, sino que encima le reporta beneficios, da gusto brindarse a ella y por añadidura, quedar ante la opinión pública como un individuo comprometido y generoso.

Es muy curiosa la bondad de todos estos caballeros que viven de la tauromaquia, siempre tan dispuestos a echar una mano allí donde más falta hace y pregonando por doquier su caridad, pero normalmente cobrando por ella. Sin embargo, sobre o no dinero de la recaudación para el supuesto objetivo del acto, la coletilla de “benéfico” ya no se la quita nadie y eso es lo que les importa, pues permanecerá en la memoria de los ciudadanos que lo más probable, es que no pidan explicaciones posteriores sobre el reparto del dinero.


¿Qué hay que torturar y matar animales para decir que se ayuda a seres humanos?, eso parece no atormentarles y es que de paso, les viene muy bien para darle un poco de oxígeno a la tauromaquia, ahora que no pasa por el mejor de sus momentos y es motivo de debate en la Sociedad, una realidad inherente a la evolución del hombre y a su lógico alejamiento de costumbres crueles y salvajes antes autorizadas y que el progreso se va encargando de erradicar.


Leíamos en un Diario la siguiente frase a propósito de la corrida de Nimes: “Sebastián Castella ha dado el paso al frente como voluntario para apuntalar y reconstruir la vida entre tanta muerte: matará seis toros…”. ¿Qué les parece?, han escogido a este torero como podrían haber elegido a cualquier otro. La cuestión es que la industria taurina ha visto en la tragedia del País caribeño una buena oportunidad para lavar su imagen y recabar apoyo social, el mismo que va perdiendo día tras día.

Pero es lo de siempre, que lo único que saben hacer es matar. No curan, no acompañan, no arrancan una sonrisa a las víctimas, tampoco consuelan, construyen o limpian, ellos matan. Y tan convencidos están de que torturar y acabar con la vida de un ser vivo es algo entretenido y encomiable, que no les produce el menor rubor afirmar que “apuntalan y reconstruyen la vida entre tanta muerte”, lo paradójico es que lo logran ensartándole casi 90 cms. de acero a unos cuantos toros, que no han causado el menor daño ni tienen culpa alguna del terremoto.

Nos parece un insulto para médicos, bomberos, militares o voluntarios de todo tipo que están ayudando en Haiti, así como para todas aquellas personas que han realizado la donación que buenamente han podido, que estos matarifes se quieran presentar como espíritus desprendidos y solidarios cuando por una parte, van a provocar un sufrimiento terrible a unos animales inocentes y por la otra, se intuye que su verdadera intención es aparecer ante los ciudadanos como hombres inmaculados dedicados a una actividad sana e imprescindible. Pero lo cierto, es que ninguna escenificación como esta, va a limpiar de sangre ajena sus manos, de ruindad su farsa, ni va a evitar la depravación que su conducta traslada a una sociedad que la tolera y subvenciona. Esto no es generosidad ni sensibilidad, es aprovechar la angustia colectiva ante el padecimiento humano, para intentar consolidar un negocio basado en la tortura de animales, brutal y vergonzoso, pero que ya se tambalea, porque como a todas las atrocidades que se cometen de forma impune, le va llegando su fin.

Que lo ocurrido en Haiti es una tragedia estremecedora no se le escapa a nadie, y que toda la ayuda es tan necesaria como poca, es indudable. Pero el modo más ético y efectivo de contribuir para paliar semejante dolor y destrucción no es comprar una entrada para un espectáculo cruel, sino entregando el dinero a una de tantas ONGs que colaboran en atenuar los efectos de ese drama. De ese modo, no sólo evitaremos generar muerte con la disculpa de salvar vidas, también estaremos seguros de que toda la aportación económica llegará a las víctimas, que son los que más la necesitan.

8 comentarios:

Claudia dijo...

Vaya forma de querer ayudar! Es una barbaridad lo que hace esta gente... Eso deberia ser ilegal, por que lo unico que hacen es maltratar los animales para ganar dinero...

Por favor si alguien quiere ayudar a los Animales Victimas del Terremoto en Haiti, los invito a hacer su donacion en la siguiente pagina:
https://www.ifaw.org/ifaw_united_states/donate_now/haiti_earthquake.php?msource=DR100123001

Es muy facil y seguro.

Por favor apoyemos esta organizacion que por el momento son los unicos ayudando los animales en Haiti. Ellos tambien merecen ser rescatados de esta catastrofe, las victimas humanas estan recibiendo atencion y ayuda desde el primer dia del terremoto, no creen que es justo tambien ayudar a los animales!

Por favor haganlo y pasen el mensaje a sus contactos.

Pueden ver mas noticias de los acontecimientos de los Animales Victimas en Haiti en este Blog
http://animalrescue.typepad.com/animal_rescue_blog/?msource=DR100126003

Muchas gracias por su apoyo y que Dios les Bendiga.

Saludos,
Claudia R.

La Araña Peluda dijo...

Pues si. A mi también me resultó chocante que la "ayuda" de este caballero no llegue hasta mayo, pero que la publicitación del asunto se haga en pleno mes de enero. Es ridículo y grotesco que en todos los "actos benéficos" de esta gente cobre hasta el que barre la arena. Menuda solidaridad. Eso sin contar que seguramente la "donación" seguramente les supone más de un incentivo fiscal. En fin, un negocio redondo el de la beneficencia taurina. Ganancias, publicidad y desgravación todo en un pack. Los que menos salen ganando son los supuestos beneficiados y, menos que nadie, los toros que morirán horriblemente en aras de la "solidaridad". Daría hasta risa si no fuera por lo odioso que es.

Adopciones - MaRia FloRes - dijo...

Mucha cara y muy poca vergüenza es lo que tiene esta gente. Si por mi fuera es que no vendian ni una entrada.

Ricardo Muñoz José dijo...

Con permiso, voy a usar dos citas a fin de definir la actitud de los tauromaquiavélicos ante la desgracia de Haití. “Haz el bien sin mirar a quien”: en este caso, “el bien” y “a quien” se solfean con la misma partitura. La restante tiene origen bíblico: “El fin no justifica los medios”: “el fin” está claro, y “los medios” poco interesan, y además, pertenecen a la intimidad de los “bondadosos”.
No debe extrañarnos el modus operandis de los taurinos. Ellos actúan siguiendo la senda marcada por la “bondad” de los bancos, que también cobran intereses por el envío de donaciones.
Es que la desgracia ajena siempre fue, es y será, un buen negocio para unos pocos. El aprovechador se mueve dentro de su filosofía existencial; “todo pa mí, la propaganda, la admiración y la pasta”.
Este fantoche de las lentejuelas llamado Sebastián y apellidado Castella, nos revienta los oídos con su “benefactora” intención: ayudará a los supervivientes matando a otros vivientes. Muy poético. Eso sí, sin mucha prisa. “Colaborar” cinco meses después del desastre, da tiempo a agrandar los bolsillos de los que se cuelen de por medio. Pues así se hace; ayudando a los que ayudan a ayudar. No olvidemos que el toreo es un negocio y es necesario mantener contentos a los que manejan los contratos.
Y antes que me endilguen el afán de especular con tan loable causa, destaco el impacto emocional que me ha producido la frase del periódico citado en el texto: es toda una declaración de intenciones.
¿Y por qué hacen la “fiesta” benéfica en Francia?
Francia fue el país que colonizó Haití y les legó la lengua, pero que no se moja a la hora de ayudar. El presidente francés, en vez de comandar la ayuda por afinidad histórica, le dejó el protagonismo al señor americano que al recibir el Nobel de la Paz hizo apología de la guerra.
Así anda el mundo. Los que matan y apoyan la muerte, viven intercambiándose laureles, y los que defendemos la vida, según ellos, no pasamos de una panda de soñadores.

Julio Ortega y Rafael Ávila Bayón, mis respetos y felicitaciones por el artículo.

Seguimos en la barricada.
Ricardo – linde5

Urbana dijo...

Qué pena que haya humanos de esa corte, es muy doloroso saber que han nacido para ser verdugos, asesinos de un ser indefenso.
Ojalà no pueda realizar sus propositos y se arrepienta de matar y que mate sus remordimientos que por cierto es el jues mas duro de un se humano.

losanimalessonlomas dijo...

es horrible lo q hacen estas personas xD...toman kmo deporte el hecho de kitarle la vida a un pobre animal q nada les ha hecho...siempre digo lo mismo...tarde o temprano Dios les va a cobrar el hecho d haberle kitado la vida a una de sus criaturas en vano...Y sabes lo peor? es q llegado el momento esta personas se golpean el pecho y preguntan !!!Dios q hice yo para merecer esto!! si ttienen conciencia esta se los va a hacer saber ...muy linda la pagina

NoTeSalves dijo...

Ricardo ha comentado: : “El fin no justifica los medios”: “el fin” está claro, y “los medios” poco interesan, y además, pertenecen a la intimidad de los “bondadosos”.

Esto me recuerda algo que escribí hace poco tiempo:” los medios no justifican el fin”. Los “medios” que utilizan estos asesinos, en este caso una obra “benéfica” (para ellos, evidentemente), no justifican su “fin”, llenarse los bolsillos de la única manera que saben: “asesinando criaturas indefensas”. Estos matarifes a sueldo, no tienen conciencia, ni dignidad, no las han tenido nunca y si saben algo sobre ellas, es porque algún día (lo dudo) haya mirado su significado en algún diccionario (algo muy improbable).
Ricardo, también dice la Biblia: “que tu mano derecha no sepa lo que hace tu izquierda” La tradición cristiana dice en los Evangelios: “Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.

Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto”


Como he dejado claro en otras ocasiones, soy agnóstica, respeto cualquier ideología religiosa o política, siempre y cuando no perjudique a ningún inocente. Pero me gusta aprender y una buena manera de hacerlo, aparte de ir por la vida con los ojos bien abiertos, es leyendo e intentar discernir lo que leo. Por eso he leído la Biblia, como tantos otros libros, indiferentemente del fundamento religioso que se le quiera atribuir. A nadie se le escapa que estos torturadores de toros, son en su mayoría católicos, (de hecho, rezan antes de salir a asesinar a la víctima). Mal favor hacen a su religión. Con devotos como estos, (y tantos otros), la iglesia no necesita enemigos. Tiene entre sus primeras filas a grandes sanguinarios, matarifes vestidos de payaso, beatos y fariseos, hipócritas y asesinos, asesinos con sueldo. Cobardes, capaces de convertir en “fiesta” la agonía de una víctima propiciatoria. Amparados por el gobierno, el clero y la pobre clase “rica”, que tira sus migajas en forma de altruismo rastrero, “tocando trompeta delante de ellos, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa”.
La decadencia, miseria y pobreza mental y de sentimientos de esta gentuza, no deja de asombrarme.


Buen artículo, Julio y Rafael.


Sus armas son la crueldad, la mentira y la injusticia. Nuestras armas son la Verdad, la razón y la conmiseración.

Edgar Fabian dijo...

Hola soy Fabián Aguilar, estudiante de comunicación social de la universidad minuto de Dios.

Muchas veces se plantea que la igualdad animal es una idea irrealizable, que todo el mundo respete completamente la integridad de los animales es una idea imposible, sabemos que desde siempre los animales han sido explotados y aun más sabemos que se seguirá haciendo, pero el hecho de que no se puedan hacer realidad estas ideas no quiere decir que tengamos que vernos involucrados en esta injusticia. Aunque no estemos en contacto ni los veamos, los laboratorios donde ensayan nuevos fármacos, los mataderos, las grandes redes de pesca, están ahí y continúan siendo los causantes de la muerte y el sufrimiento de millones de animales no-humanos cada hora.