MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



lunes, 27 de julio de 2009

Esas prácticas escolares llamadas novilladas

Hace muy pocos días se ha cerrado un ciclo de novilladas nocturnas en Valladolid, en el que jóvenes recién salidos de diferentes escuelas de tauromaquia lidiaron a torillos en una especie de competición degenerada y perversa, pues no pueden caber otros calificativos si para hacerse con un trofeo, hay que derramar la sangre de seres vivos y cuando la estrategia del juego se basa en inducirles la agonía y la muerte. Hay deportistas que corren, saltan, encestan o lanzan; otros, como estos, simplemente torturan y matan.

La noche del 11 de Julio fueron grabadas imágenes de una de las novilladas que acaban de ser difundidas por el PACMA. Esas escenas han valido de base para que AVAT (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia), emita un informe sobre lo ocurrido en la arena durante esa velada así como para llegado el caso, e indicios hay, presentar las oportunas denuncias.

En el vídeo se pueden observar tremendas caídas de los novillos, lo que hace sospechar que pudieran estar bajo los efectos de alguna sustancia o mermadas sus condiciones físicas, también se ve como la impericia a la hora de colocar las banderillas acrecienta el sufrimiento de los animales, o a alguno de ellos siendo arrastrado todavía con vida e incluso, como a una de esas criaturas le fue ensartado el estoque hasta en cinco ocasiones y como necesitaron diez descabellos para matarlo. Es duro, muy duro asimilar cuál pudo ser el grado de sufrimiento espantoso experimentado por el animal durante esa salvajada.

No necesitan demasiada explicación las líneas anteriores y cualquier ser humano con un mínimo de sensibilidad y de capacidad de reacción ante la barbarie, sentirá náuseas si contempla las imágenes, pues al horror infinito de una lidia convencional, en este caso se suma un ensañamiento atroz producto tanto de la escasa experiencia de los matadores adolescentes, como de la absoluta falta de respeto hacia los novillos y de una ausencia total de piedad ante su padecimiento. Nada por otra parte, ajeno a la tauromaquia. La diferencia es que en esta ocasión hay pruebas que lo demuestran y ante las que poco podrá hacer la eterna cantinela de los taurinos que pretende convencernos de su “amor al toro”.

No voy a entrar en los detalles del asunto porque los colectivos que están trabajando para presentar los hechos ante las instancias correspondientes, lo harán llegado el momento con mucho más acierto y precisión de las que pueda ser capaz yo, pero sí quiero aprovechar para dejar constancia de unos comentarios acerca de estas novilladas que aparecen escritos en la Página del Patronato del Toro de La Vega por uno de sus colaboradores. Recordemos que esta especie de Fundación, es el principal valedor mediático del macabro espectáculo del Toro Alanceado de Tordesillas, lo que nos da idea de cuál es su postura ante el maltrato a los animales: una defensa acérrima del mismo disfrazada siempre de tradición y de cultura, de “bien de interés común”, haciendo de la crueldad un valor imprescindible para el hombre.

Empieza en su elogio de las novilladas, por recomendar que otros alcaldes tomen ejemplo del de Valladolid, porque “este hombre ha hecho más por la tauromaquia de montera que todos los jerifaltes juntos...”. El máximo regidor de esa Ciudad ha conseguido organizar una sangría abundante de agonía que ni la luz de la luna ha logrado dulcificar. ¿Es eso lo que tanto anhela que imiten otros Ayuntamientos?. No pide servicios, ni una asistencia social adecuada o más zonas verdes, sino la muerte de animales pagada con fondos públicos y anunciada en carteles, ese es su concepto de gestión municipal ejemplar.

Dice que en la Plaza “abundan la cortesía y los buenos modos...”. Tal vez se refiera a que le pidieron disculpas al novillo al que descabellaron en una decena de ocasiones o al que arrastraron vivo y quizás, hasta les dieron las gracias por haberse sometido a semejante carnicería. Hace falta mucho desprecio a la razón, para hablarnos de los exquisitos modales exhibidos mientras estaba teniendo lugar la muerte lenta de los erales. Todo es así en la tauromaquia: una parafernalia cutre llena de afectación que no hace más que maquillar el horror que trata de esconder. Pero lo ocurrido en Valladolid ya no podrán ocultarlo.

Añade que “las carencias (que no defectos) de los novilleros, son propios de quien superada la fase escuela comienza el bachiller taurómaco y se corrigen cursando numerosas novilladas...”. La frase anterior es digna de figurar como muestra de la desvergüenza al servicio de la miseria moral y de la vileza, En ella se compara el encarnizamiento con los animales, con un proceso de aprendizaje sano y natural para el hombre, llegando a la más absoluta ruindad cuando indica que la destreza ha de adquirirse martirizando a numerosos novillos. Este defensor del Toro de la Vega, está hablando del sufrimiento terrible de seres vivos como quien lo hace de mover las fichas del ajedrez, en el segundo caso la maestría se obtiene jugando muchas partidas, en el primero torturando y matando a un gran número de torillos. Y lo expresa así, sin el menor reparo, acáso esperando el aplauso por su siniestro símil. Sus palabras denotan con claridad lo que para él y sus compañeros de afición significan estos animales: son simplemente los instrumentos adecuados para dar forma a sus instintos y el hecho de que sean capaces de sentir, ni les conmueve ni les importa. Son únicamente el laboratorio donde llevar a cabo las prácticas, un laboratorio vivo y doliente, pero eso es algo circunstancial y a no tener en cuenta. Así sienten y así piensan, y por más que traten de confundirnos tan a menudo, su pasión les puede y les delata.

Llega a la conclusión de que los novilleros “necesitan más toro”. No Caballero, la necesidad de estos jóvenes matarifes no es más toros, sino una sensibilidad y un respeto por los animales de los que ellos adolecen entre otras razones, gracias a personas como Usted y a Patronatos como el que les sirve para dar rienda suelta a su delectación con el padecimiento de un animal, y al placer que les produce saber que pueden llevar a esas criaturas al límite del dolor y a torturarlas con saña sin que tal aberración les suponga consecuencias legales.

No puedo esperar de quien considera que acosar a un toro y atravesarlo con lanzas es un ritual casi sagrado e intocable, que muestre la menor consideración por el degradante y sádico espectáculo mostrado con esos novillos, pero tampoco puedo callarme, porque aún siendo incomprensiblemente lícito, no deja de ser repugnante y de constituir una verdadera enfermedad para nuestra Sociedad, en la que la permisividad con acciones que sólo pueden tildarse de criminales fomenta la impiedad, la violencia, la brutalidad y el que algunos jóvenes anhelen ingresar en las Escuelas de Tauromaquia o en la Escuela de Lanceros, da lo mismo, para después, una vez finalizado el “periodo lectivo”, demostrarnos a todos que allí les enseñaron a atormentar físicamente a un animal y a matarlo con mayor o menor habilidad. La pericia no importa ¿verdad?, que para eso, para que cojan soltura, sobran novillos a los que reventar.

Contemplar las imágenes difundidas por el PACMA y denunciadas por AVAT, así como saber que el próximo 15 de Septiembre en Tordesillas un nuevo toro será alanceado y no inmutarse, es demostrar cómo hemos aprendido a convivir con el horror y hasta qué punto nuestra capacidad de reacción ante las barbaridades que el hombre comete se encuentra adormecida. No existe ninguna, absolutamente ninguna razón que pueda justificar lo ocurrido en Valladolid o lo que tendrá lugar en Tordesillas. Sólo una Ley que lo ampara y una Sociedad que calla ante esos crímenes legales. Cada vez menos, también es cierto, y ellos lo saben.

http://www.pacma.es/

1 comentario:

La Araña Peluda dijo...

Ays, que entrañable, Sr. Maltrato Animal. Que tiernas imágenes de como educan a la juventús. Me ha hecho usted emocionarme, sépalo. Espero que pase por su blog la ministra de incultura y pueda hacer un buen elogio del silencio ante estás imágenes, evocadoras de Sócrates con sus discípulos (mínimo)

Hay que introducir estas materias gore ya mismo en "educación para la ciudadanía" y darle la medalla de las bellas artes a estos futuros carniceros.. Por cierto, ¿sabe usted si hay exámenes en esto? ¿Se verán afectados por el plan Bolonia?