MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



martes, 28 de abril de 2009

Ser antitaurino es una incultura más

Artículo redactado por Ricardo Muñoz José del Blog: Linde5-Noticias Otro Enfoque, con la colaboración del autor de esta Página. Al principio se toma como referencia parte de una entrevista realizada al matador de toros Vicente Barrera.



Vicente Barrera hizo hasta la adolescencia una vida urbana y común. Estudió para abogado y jugaba al fútbol en su tiempo libre. Sólo delataba su afición taurina alguna carpeta de clase forrada con astados.Ha toreado en las mejores plazas, pero este chico tan normal no tiene ningún flamante Mercedes aparcado en la puerta del coso de Valencia, donde sucede la entrevista. Este matador-abogado, tan modesto, llega y se va en Metro.


¿A qué huele un toro, tan de cerca?

"Huele a campo, a salvajismo, a vida. No se parece mucho al caballo, porque el caballo suda y el toro no".

Hay quien los considera a ustedes los salvajes...

"Ellos, sin saberlo, son una parte más de la fiesta. El antitaurinismo no ha llegado con la modernidad. Siempre ha existido. Ha habido papas y reyes que han prohibido los toros. No entender esta fiesta es como ir a un museo, ver un Picasso y decir que eso lo pinta tu hijo. Lo de ser antitaurino es una incultura más".

Pues Barcelona debe serlo, el Ayuntamiento firmó un manifiesto contra los toros...

"Es preocupante cuando la ofensiva viene de las propias instituciones. De todos modos, no atacan al toro, sino a España (?)".




Vicente Barrera se muestra muy sencillo, discreto, viaja en metro, en fin, pretende que a través de él veamos en el torero algo aceptable, natural, humilde. Su modo de presentarse, es como un paño que al pasar nos hará olvidar que José Tomás (entre otros) cobra hasta 400.000 euros por corrida.


Al hablar del acto de torear, lo define tal un diálogo entre hombre y animal componiendo una poesía, donde cada capotazo es una imagen, y la estocada mortal una metáfora. Inclusive, se da el gusto de jugar a las suposiciones: "No entender esta fiesta es como ir a un museo, ver un Picasso y decir que eso lo pinta tu hijo". Sería lo mismo si alguno de nosotros fuera al Museo de Ciencias Naturales, y ante la representación del hombre cavernario matando a garrotazos un bisonte, le dijéramos a los niños que esa es la forma correcta de vivir.

Pero, claro, dado que la oportunidad era golosa e invitaba al zarpazo, no se cortó en la definición: "Lo de ser antitaurino es una incultura más". Pues, si para él ser antitaurino es ser inculto, lo asumimos, somos incultos, somos analfabetos, somos la brutalidad hecha personas; pero no somos unos matarifes de animales inocentes.



Según entendemos, Señor Barrera, la cultura es el protagonismo de las buenas costumbres, no la capitulación ante la barbarie. La cultura es el asidero inmediato de los conocimientos, no el camino para volver a las cavernas. La cultura es alzar la mirada al espacio que espera a los humanos, no el volver hacia atrás derramando sangre en vano para regocijo de instintos oscuros.

Tiene razón al asegurar que un Ayuntamiento cuando firma una declaración contra la tauromaquia no ataca al toro, para eso ya están Vd. y sus colegas de profesión, de hecho viven de torturar y de matar. Cada vez que pagan algo, lo están haciendo con dinero obtenido gracias al sufrimiento de un ser vivo. Su patrimonio material está edificado sobre cientos de cadáveres mutilados, la ética la perdieron cuando escogieron la crueldad y la cobardía como valores máximos en su existencia.

Pero dice que atacan a España. Es cierto, a la España que Vd. representa y de la que muchos nos avergonzamos. No pretenda utilizar el sentimiento patrio para justificar cualquier aberración porque teñidas en sangre todas las banderas son iguales; de esa táctica ya se valieron otros en este País y hoy son recordados con el mismo desprecio que algún día despertará la memoria de los que consagraron su vida a la tortura. De Caudillos sanguinarios en nombre de Dios y de España ya vamos sobrados en nuestra historia, su estoque no es necesario para salvar la Patria porque la ilustración, la razón y la justicia, jamás fueron los enemigos, sino la falta de respeto hacia los más débiles.

Señor Barrera, a los antitaurinos nos gustan los toros, ¡pero vivos! El puyazo desgarrador, el acierto de las banderillas con mensaje de tortura, el meneo del capote, y el frío acero de la muerte, no nos conmueve. Ese "recital artístico de profundo lirismo", como usted pretende hacernos ver, no nos deslumbra a los antitaurinos, ni al 72% de los españoles, ni al 95% de la humanidad.

Usted defiende a los que matan, nosotros a los que mueren. Si se lo preguntamos a una persona ajena a las dos corrientes, ¿de qué lado se volcaría esa persona?. Piénselo, si es que el traje de luces manchado de sangre no le nubla el razonamiento.

www.linde5-otroenfoque.blogspot.com

1 comentario:

La Araña Peluda dijo...

El torerillo este tiene una pinta de "culto"... Seguro que tiene dos carreras por lo menos. Dos carreras hacia el burladero con el culillo apretao, jaja!